Google+ Followers

sábado, 4 de febrero de 2017

TECNOLOGÍA DE TELECOMUNICACIONES.

Mostrando 20170204_154147.jpg 

Diario hablado de Radio Nacional de España. La radio de mis padres, el parte, los discos dedicados y las radionovelas. Cuando no se iba la luz.
 
El temporal trae recuerdos de infancia, de la época en que nuestra sociedad tenía treinta años de retraso con muchas otras, incluidas algunas africanas. De esa época que nuestros dirigentes quieren resucitar.
Tras una guerra administrativa de dos años, mi padre consiguió llevar la energía eléctrica al remoto paraje situado a cuatro kilómetros de la capital de la provincia donde vivíamos. La autorización del suministro establece que la linea es de su propiedad. La compañía suministradora establecía los precios del hilo de cobre. El cliente solía traerlo de contrabando de Portugal, en este caso se hizo lo mismo. 
Pronto tuvimos radio: Radio Pontevedra, EAJ40. Aquí Radio Pirenaica ... Ici París, la radiodifusiòn televisión française. 
Yo estaba enamorado de los discos dedicados: "A Manuel en su marcha a Venezuela de su esposa que lo quiere, "El emigrante". Quería contactar con el programa y dedicarle "Madrecita" a mi madre, no sabía que tenía que hacerlo previo pago de cinco pesetas. Decidí hablar con la radio, a los cuatro años no sabía que la voz se transmitía por un cable diferente del enchufe, tampoco que existían las ondas hertzianas. Desenchufé la radio y subido a una banqueta en el mesado de la cocina propagué por el enchufe: Aquí José Antonio, hablando para Radio Pontevedra, quiero dedicar a mi mamá la canción "Madrecita". Volví a enchufar la radio, no recogieron mi petición.
Cuando a la noche volvió mi padre se lo conté. Se asustó mucho.
-¡No vuelvas a hacerlo! La radio no funciona así, viene por el aire. Podrías haberte quedado sin lengua o peor...
En la vecindad había una familia de electricistas. Pregunté al hijo que tenía mi edad como podía venir las música y la voz por el aire. En el gallego que era nuestra lengua académica me explicó.
-Mi padre me lo dijo. Hay unos músicos pequeñitos dentro de la radio, esos son los que hablan y tocan y a veces si miras por una rendija puedes verlos.
No creí a mi amigo, gracias a eso no desmonté la radio y mi padre pudo escuchar el parte.

sábado, 28 de enero de 2017

EL VECINO MALO DEL NORTE.

Cuando con la Ley que privatizó los faros, los artistas del PSOE y el Ministerio de Fomento decidieron proponerme que aceptase un puesto de Técnico en la Inspección de Telecomunicaciones, asumí que mi vida iba a cambiar pero no por ello dejaría de ser divertida. Lo de localizar ilegalidades siempre se me dio bien, aprendes la picaresca de particulares y representantes públicos, que son quienes más la practican. Además me divertía el análisis de los motivos que impulsan las acciones.
Una de mis funciones era ejecutar las expropiaciones que el Estado efectuaba para darle la posibilidad a la Telefónica de pasar cables y colocar postes en dominios privados. Iba acompañado de un empleado de Telefónica, de los de la empresa que hacía la instalación y ocasionalmente de la Guardia Civil y creo que alguna vez de la Policía.
-Le digo que el primero que se suba a esa escalera apoyada en mi fachada va al suelo.
-Mire, le han dado a usted la posibilidad de alegar, no lo ha hecho. Le han depositado 240 pesetas por los apoyos en su pared, además su linea telefónica pasa por otras quince fachadas como la suya, ¿Por que no deja usted pasar la linea de su vecino?
-No tengo por que darle a usted explicaciones, pero se las voy a dar. Mi vecino es un hijo de puta y ese hijo de puta no va a tener teléfono pasando por mi fachada.
El tipo de Telefónica y yo nos fuimos a tomar café, dejando que la Guardia Civil protegiese al que se tenía que subir a la escalera.
-¡Joder! Mira que tenemos manía los gallegos de llevarnos mal con los vecinos...
 El de la Telefónica me miro muy serio y sentenció:
- ¡Claro! lo normal es llevarte mal con los vecinos, ¡No te vas a llevar mal con un inglés!

Y es que en la Comunidad de Bienes del Mundo se ha empoderado un malvado. Uno que dice que le gusta la gente con bajo nivel educativo, que los que se ven obligados a dejar su tierra por miedo, pobreza o en su caso por amor o libertad ponen en peligro a los dignos trabajadores blancos. Trabajadores que son hijos y nietos de gentes que llegaron a USA por lo mismo, que hoy nos llegan incluso a países como España y siempre habrá un creador o defensor de fronteras, racista, meapilas que impida su integración y en muchos caso su salvación.
 Cuando el mal vecino es un oligarca miserable se pueden hacer cosas: No comprar los productos que roba o producen sus esclavos. No aportarle nada que suponga beneficio para sus intereses, no beber su vino, ni su agua, seguro que ya los envenenó.

sábado, 5 de noviembre de 2016

LA HISTORIA DE JAN MORRIS.

Resultado de imagen de jan Morris 
Foto:The Guardian.
En mis intentos por no olvidar las pocas palabras que recuerdo de alguna lengua que en su día aprendí y cansado de la asquerosa política que nos rodea, escucho algunos programas de televisiones que me permiten adivinar de que va la cosa.
Hoy he descubierto un personaje sorprendente: Jan Morris. Nacida James Humphrey Morris, hijo de padre galés y madre inglesa,  es uno de los escritores mas brillantes y prolíficos de la Generación de los Sesenta.  El día 2 de Octubre ha cumplido noventa años
Desde la infancia tuvo la sensación, según dijo, de haber nacido en el cuerpo equivocado sin los atributos que le correspondían.
Su vida es una apasionante aventura que comienza siendo muy joven, con 19 años, como Oficial de inteligencia del 9º Regimiento de Lanceros del Reino. Eran los últimos momentos de la Segunda Guerra Mundial. Pero aún le llevó a Italia y Palestina. En 1949 fue desmovilizado. Ese mismo año  entró de Lector de Inglés en el Christ College de Oxford. Mientras estuvo allí se casó con Elizabeth Tuckniss, hija de un plantador de té de Ceilán.
Había estado colaborando con The Times y se había convertido en uno de los más famosos periodistas del Reino Unido.
El periódico le encargó hacer la cobertura de la expedición de John Hunt al Everest en 1953. Mediante códigos  hizo llegar la noticia del alcance de la cima al Times, que la publicó dos días antes de la coronación de la reina Isabel II. Uno de los cinco hijos que tuvo con Elizabeth nació durante ese viaje.
A principios de los sesenta comenzó a tomar hormonas femeninas, en 1970 viaja a Casablanca (Marruecos) para hacerse el cambio de sexo. Los médicos le avisan del peligrosos cambios síquicos y fisiológicos que pueden afectar a su capacidad creadora y actitud intelectual. No hizo ni caso.
Elisabeth siempre aseguró que desde el principio supo que su marido creía que debía haber nacido mujer. Hubieron de divorciarse, pues el matrimonio de personas del mismo sexo estaba entonces prohibido, pero siguieron viviendo juntos.  Jan comenzó a referirse a Elisabeth como "mi cuñada". Hace unos años fueron al Ayuntamiento a casarse de nuevo.
 Resultado de imagen de james morris

Fuentes: The independient, Wikipedia 
               Más Wiki.

martes, 25 de octubre de 2016

NOCHE MÁGICA.



Resultado de imagen de feira franca de Pontevedra 2014
 
Cuando a principios de 2014 mi Santa y yo decidimos apoyar a un grupo de jóvenes procedentes del 15 M, que derrochaban intenciones, nos parecía que si aportábamos alguno de nuestros medios y de nuestros conocimientos podríamos mandar a un rincón de la Historia a la Sociedad Limitada que nos administra o aspira a ello. Alguien de aquel grupo propuso montar una carpa en la FEIRA FRANCA DE PONTEVEDRA para recaudar fondos. Compré los elementos estructurales y la pintura que identificase al chiringuito con PODEMOS, que ya se había constituido como partido y que en aquel momento los actuales cargos ya habían decidido integrar en las Mareas, un conglomerado con participación nacionalista que algunos apátridas preferimos ignorar. Gracias a que la mayor parte de los integrantes del Círculo solo conocían el trabajo verbal, la actividad fue un desastre comercial. Los que habíamos puesto la pasta nos retiramos en cuanto se recuperó y a media noche retiré  mi invento desmontable. Ya  había retirado de mis contactos en las redes sociales a la mayoría de los integrantes del Círculo.
Estos días en mis obras interminables estoy en una de recuperación de excedentes. Me he reencontrado con la pintura podemita que estoy aprovechando para pintar una estantería invisible en un armario empotrado. Se llama NOCHE MÁGICA  (de Valentine).

sábado, 10 de septiembre de 2016

LAS CENIZAS.

Estábamos atracando y vino con la amabilidad que acostumbra, a saludarnos. Le interrumpió el teléfono cuando comenzábamos a departir. Mientras estaba arranchando los cabos de proa me contó que debía salir a lanzar las cenizas de un amigo al mar. Cuando me dijo que está prohibido me sorprendió. La mar recibe miles de toneladas diarias de restos orgánicos, químicos y espaciales.
 Una sociedad que permite que cientos de personas mueran en la mar huyendo de una muerte segura por hambre o violencia, cuyos restos irán apareciendo en la costa o desintegrándose en sus aguas, para alimento de seres innumerables que las habitan y contribuyen a nuestro alimento, nos sorprende legislando sobre la protección de los mares contra restos humanos y vegetales. 
He estado buscando la legislación sobre tratamiento de cadáveres y no encontré nada referido al caso. Pero habiendo tantas fuentes legislativas, tanta norma reglamentaría, no sería extraño que la Guardia Civil del mar aplique una sustanciosa receta basada en alguna de ellas desconocida, que tantas veces violan el derecho marítimo internacional sin que nadie diga nada.
Los ritos funerarios están basados mayoritariamente en interpretaciones religiosas con trascendencia económica. Las religiones monoteístas, tan racionales e igualitarias ellas, te dicen que resucitas, o que eres polvo o si eres chica que saliste de la costilla de un macho para joderle la vida y largarlo del Paraíso o que puedes ser inseminada por una paloma. Luego algunas se lo cuentan al ginecólogo. Solicito a mis descendientes apliquen a mis restos tecnología 3D y me conviertan en consolador, como si estuviese en Castroforte de Baralla, me dejen para uso publico (con las reglamentarias medidas higiénicas). Quiero ser un  cadáver que dé placer.


viernes, 24 de junio de 2016

HIJO DE LA CASUALIDAD. Don Renato.

Resultado de imagen de delegacion de hacienda pontevedra 
Delegación de Hacienda de Pontevedra. Imagen: verpueblos.com
Colaboré algunos días en la elaboración de un corto de Alexandro Barberena Cosmed, se titula "LOS GUARDIANES DE LA RÍA: FAREROS". Tiene imágenes magistrales, la esfera celeste girando en torno a los faros, la vía lactea perfectamente definida posicionándose sobre los destellos de los faros más potentes de las rías.  Utilizó una técnica de "time lapse"= lapso de tiempo. Cientos de fotogramas tomados cada no sé cuantos segundos para proyectarlos después de forma continua. El tiempo astronómico pasa en la película a toda leche.
Durante la grabación Xandro me decía: Habla de aquello que me contaste de... y yo hablaba. Me gusta hablar, como una manifestación pública de mis desconocimientos, que obviamente reconozco. Pero Xandro recortó mis palabras, parecían ajustadas, sin diarréa verbal.
Dije que soy un hijo de la casualidad, y es cierto: Sin vocación me fui a navegar por lo de viajar y ver mundo, estudié Radio en vez de Puente o Máquinas porque me dijeron que era el que más tiempo libre tenía en puerto, dejé de navegar porque me pareció que empezaban a putearnos las navieras...
Y salió bien.
 Pero lo de Hijo de la Casualidad era un homenaje a mi padre, se me ocurrió decirlo sobre la marcha.
Mi padre era igual de indisciplinado o más que yo, pero parecía un tipo cumplidor, serio, con mala hostia (la tenía).
Ya viejo, me dijo en su pausado gallego.
- ¿Te has arrepentido de haberte portado mal con alguien?
Creí que esperaba que me refiriese a él.
- Si, en alguna ocasión he sido soberbio y chulo con alguno de mis superiores, que eran buena gente y no se lo merecían. ¿Y tú?
-También, especialmente con D. Renato, que aunque era un inútil, era educado y muy buen tipo. Un día discutí con él, no sé por qué. En donde ponía JEFE DE NEGOCIADO- Propiedades, o algo así, le puse un cartel del mismo tamaño que decía: MARICÓN.  Cuando llegó D. Renato, tarde como todos los días, firmó de último y al entrar vió el cartel.
-¡Oiga Cándido! ¿Quien ha puesto eso ahí?, dijo señalando.
-¿El que? ¡Coño! No lo había visto.
- ¡Habrá sido algún hijo de la casualidad! Y arrancó el cartel.
-Se corrió la voz y cada cierto tiempo le aparecía un cartel y no fui yo.
Mi padre se sonó la nariz y quedó mirando a los eucaliptos con su único ojo.








viernes, 13 de mayo de 2016

LA UÑA. Tatuajes de la infancia.





Esta mañana viendo "Al-jazzira", unas niñas keniatas,  muy pequeñas, iban al río a buscar agua fangosa. El viaje de las criaturas duraba más o menos una hora. Los recuerdos de la infancia de casas sin agua, sendas pedregosas de donde salías con las rodillas en carne viva una vez a la semana. Casas sin retrete o con "pozo negro" de donde se sacaba la mierda en cubos para alimentar, en forma de abono, las saludables lechugas y cebollas. A pesar de ello nuestras aguas eran más limpias que las de Kenia. Y la conclusión es que en sesenta años la Galicia rural y pobre ha progresado más que en el último milenio a pesar de dictadores, tecnócratas, represores  y gobernantes traimiopes. Pero viene el recuerdo divertido: La uña.
Algunos de los personajes del entorno de mi infancia como el tabernero, el guardia, el conserje... tenían una uña en el dedo meñique de la mano derecha, muy larga, limpia y pulida. Al principio les pregunté a ellos para que querían la uña larga. Nunca recibí una respuesta satisfactoria. Le pregunté a mi madre que era la sabia que tenía más a mano. Respuesta: "Para rascar el culo". Tampoco me satisfizo. Todos teníamos lombrices y todos nos rascábamos es culo pero solo algunos tenían uña larga. 
Mi maestra dijo que era una estupidez, que las uñas largas podían traer enfermedades, y más trabajando en el campo como hacíamos todos. 
Enseguida observé que no todos trabajábamos en el campo, los dueños de uñas largas no lo hacían, solo lo hacían sus mujeres, sus hijos/as... Era definitivamente un signo externo de estatus: Yo no trabajo con las manos. 
Estuve viendo lo de las uñas en San Google. Los funcionarios chinos para demostrar que lo eran se dejaban las uñas largas. Es decir, nuestros muertos de hambre de los sesenta para ser chinos convertían a sus hijas y mujeres en keniatas. Tuve mala suerte, no tuve hermanas, fui mucho a por agua.